Príncipe de la familia real en Kuwait se convirtió a Cristo

La noticia sacudió al mundo musulmán: “Príncipe de la familia real en Kuwait se convirtió a Cristo”. El príncipe real de Kuwait, Abdullah Al-Sabah, sería ahora un seguidor de Jesús. La noticia se dio a conocer el mes pasado en diversos portales, incluyendo uno ligado al Vaticano, y se ha ido confirmando por diversas fuentes en Internet. Sin embargo, él mismo Al-Sabah no ha salido a corroborar sus dichos, los que habrían sido transmitidos en un audio por TV para todo el mundo árabe.

En un archivo de audio publicado con su nombre, Abdullah afirma que será asesinado a causa de esa grabación en la que habla de su conversión, aunque cree firmemente que se encontrará con Jesucristo cara a cara. La noticia ha sido corroborada por fuentes en Medio Oriente y la prensa cristiana occidental. Según la información disponible hasta este momento, al-Haqiqa (un canal de televisión satelital cristiano en árabe) habría emitido una grabación donde el príncipe de Kuwait identificado como Abdullah al-Sabah se declaraba abiertamente cristiano (lo que le convierte en un apóstata según la Sharia o Ley Islámica imperante).

Los al-Sabah son la familia reinante en el pequeño emirato, muy rico de petróleo. Y el nombre de Abdullah (siervo de Dios) es un nombre que aparece con frecuencia en el árbol genealógico de la familia de los emires.

“Si me asesinan a causa de esta grabación, iré con Jesucristo y estaré con él por toda la eternidad. Soy feliz de lo que sea que puedan hacerme, porque la verdad de la Biblia me ha guiado en el camino correcto”, afirma Abdullah en sus declaraciones.

Abdullah dijo además que consentía en la difusión de la misma. “Declaro que si me asesinan a causa de esta grabación, iré con Jesucristo y estaré con él por toda la eternidad”, demostrando saber cuál es, según la doctrina cristiana, el destino de un mártir de la fe. El canal de televisión afirmó que Abdullah renunció a la fe islámica y se convirtió al cristianismo, sin especificar, sin embargo, a qué confesión en particular. El príncipe agregó, después de haber declarado su nombre y apellido: “Soy feliz de lo que sea que puedan hacerme, porque la verdad de la Biblia me ha guiado en el camino correcto”.

Sobre los grupos islámicos que ganaron las elecciones en Egipto, Abdulah declaró que “Las comunidades islámicas siempre han querido ir al ataque en diferentes partes del mundo, pero Dios ha protegido al mundo, y aún lo protege. Esta es la razón por la que recientemente hemos visto aparecer el desacuerdo entre diferentes grupos islámicos que ahora están combatiendo entre sí. Y se dividirán aún más en ulteriores fracciones”.

¿Dónde están las fuentes?

Mohabat News, un sitio iraní cristiano, sigue con atención la situación de las minorías cristianas en los países árabes. Referente a las declaraciones de Abdullah, afirma que esta noticia ha aparecido muy brevemente en agencias en árabe, y también en la agencia de estado iraní. Sin embargo, algunos portales independientes de orientación chiita, han refutado la noticia, citando a otro príncipe kuwaití, Azbi al-Sabah, que declaró: “No hay nadie con este nombre en la familia real kuwaití”. Y, de hecho, el nombre de Abdullah no aparece en la lista de los quince miembros de la familia real que detentan el poder en el pequeño, riquísimo país, bajo varias formas (desde el jeque hasta la princesa Nijirah al-Sabah, que dio testimonio en el Congreso estadounidense bajo el nombre de “Nurse Nariyah” sobre la situación humanitaria en el país después de la Guerra del Golfo. Pero no se excluye que entre las ramas colaterales se esconda, tal vez con el nombre anunciado, la convertida excelencia.

En Kuwait, la población es de amplia mayoría musulmana (solo el 4 % de la población es cristiana) y la constitución del Estado afirma: “El Islam es la religión oficial en el país y la Sharia es la fuente principal para la legislación”.

Como es sabido, el problema de la conversión del islam a otras religiones es un nudo constante en las relaciones entre los seguidores del Profeta y las demás religiones. Y es un problema muy grave en todos los países de mayoría islámica, incluso en aquellos que en apariencia se encuentran más socialmente avanzados. Sin embargo, en los últimos años, la sensibilidad de la religión mayoritaria se ha agudizado como consecuencia de una mayor actividad propositiva por parte no tanto de las religiones cristianas tradicionales, desde siempre acostumbradas a los límites infranqueables de la convivencia con los musulmanes, sino de las expresiones de fe protestante.

Después de que Heidar Moslehi, ministro de Inteligencia iraní, pidiera a los seminarios islámicos que se pusieran en acción para impedir la difusión del cristianismo, un alto personaje religioso declaró que el cristianismo de los evangélicos constituye la organización de inteligencia y de seguridad más tremenda del mundo. La declaración, según parece, apareció en una agencia de prensa cercana a los guardianes de la revolución.

Hasta ahora, no ha sido posible encontrar el audio original traducido al español.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion