[INSÓLITO] Activistas gay denuncian a empresa cristiana que no existe… ¡y ganan demanda!

Parece chiste, pero está muy lejos de serlo: A fines del 2015, 2 parejas homosexuales (activistas del MOVILH e IGUALES), cotizaron con César Mosquera desde el sitio www.imprentapublicamos.com unos partes de Unión Civil. Mosquera, cristiano evangélico, se negó en ambos casos, diciendo que él, por convicciones cristianas, sólo ofrecía este servicio a matrimonios. Por esto recibió 3 demandas, en 2 de la cuales se hizo parte el SERNAC. Lo insólito del caso: Imprenta Publicamos no existe como empresa.

Por Israel Vilches, periodista. Director de Cosmovisión.

El pasado jueves 20 de Abril el emprendedor cristiano Cesar Mosquera, ligado a Imprenta Publicamos, acompañado sus abogados de Advocates Chile presentaron una apelación en el 5to Juzgado de Policía Local de Santiago, por la sentencia dictada en dicho tribunal que obliga a pagar una multa de 10 UTM por “negativa injustificada a prestación de servicio” a pareja una homosexual.

La denuncia fue realizada por Luis Carreño y Pablo Zapata (voluntarios de la Fundación IGUALES) luego que César Mosquera se negara a imprimir sus partes de Unión Civil en Septiembre del 2015, afirmando que, por convicciones cristianas, sólo ofrecía este servicio a matrimonios. La querella fue apoyada por el SERNAC, organismo que interpuso ante el tribunal (en este caso) una denuncia en contra de la empresa por 4 supuestas infracciones a la Ley del Consumidor, solicitando la aplicación de 200 UTM por concepto de multas (es decir: unos $9 millones de pesos).

El tribunal acogió la acción en 1 punto: “negativa injustificada de servicios” (Artículo 13, Ley de Consumidor) sentenciando en marzo de 2017 al pago de 10 UTM (cerca de $470.000 mil pesos). Mosquera junto a sus abogados, apeló al fallo notificado por el tribunal, afirmando que dicha sentencia adolece de graves vicios, por condenar a una empresa que no existe, y ni siquiera como sociedad de hecho y por atribuirle a él ser representante legal de una empresa inexistente.

“Esta denuncia ha sido planteada desde el principio de una manera engañosa, útil sólo al activismo de la Fundación IGUALES, que ha impedido entrar a debatir el fondo de este conflicto, que es la justificacion que tuvo nuestro representado como personal natural para elegir qué servicio prestar, conforme a sus creencias religiosas”, precisó la abogada y Directora de Advocates Chile, Carmen Moreira.

Agregó que el SERNAC, como organismo público, se ha hecho parte de esta denuncia en desmedro de sus reales atribuciones y funciones: “Avala la instrumentalización de la justicia por parte del MOVILH y la Fundación IGUALES, afectando asi la posibilidad de defensa y debido proceso de un modesto trabajador, quien ha debido enfrentar estas acciones, sólo por haber tenido en su página referencias cristianas”. Esto en referencia a que el sitio de Imprenta Publicamos tenía la momento de la solicitud el versículo: “Cuando comas del trabajo de tus manos, bienaventurado serás y te irá bien” (Salmos 128:2).

Por su parte, Cesar Mosquera, recalcó que su decisión no fue con la intención de perjudicar a la pareja gay, sino que basado en convicciones religiosas de las cuales no se puede separar: “Como cualquier ciudadano hago un esfuerzo de conducirme consecuentemente en ellas. No es un acto de discriminación en contra de ellos, sino un ejercicio basado en la libertad que permite cualquier democracia”.

Este fallo sería el primero en la historia de Chile, donde un tribunal se pronuncia sobre la objeción de conciencia por creencia religiosa.

Al respecto, la abogada Moreira recalcó que nuestra Constitución Política asegura a todas las personas la Libertad de Conciencia y la manifestación de todas las creencias. “Nuestro país ha ratificado tratados que reconocen la libertad religiosa de todas las personas, derecho que en la esfera legal tiene su expresión en la Ley de Culto y tambien Ley Zamudio”, concluyó.

 

 

Todos contra Mosquera.

Mosquera es un hombre sencillo, que gana $370.000 al mes. Es trabajador dependiente, vive en casa de sus suegros con su esposa y 2 hijos. Es evangélico y participa activamente en la Iglesia Cristiana ICTUS, de La Granja (Santiago). Siendo así, resulta increíble el revuelo judicial y mediático que ha causado su negativa a imprimir un producto que él no ofrecía.

El caso que apeló la defensa de la inexistente empresa “Imprenta Publicamos” el 20 de abril pasado es sólo 1 de 3 acciones que se establecieron contra César Mosquera. De hecho, los mismos querellantes de esta causa (Luis Carreño y su pareja Pablo Zapata) invocaron la Ley Zamudio en contra de Mosquera, aludiendo “discriminación”. Esta causa se radicó en el 20 Juzgado Civil de Santiago. Sin embargo, se retiró la demanda sin notificación, porque (después de celebrar su Acuerdo de Unión Civil, con amplia cobertura de prensa) la pareja se separó.

Otra acción por infracción a la Ley del Consumidor fue interpuesta directamente en el Juzgado de Policía Local de La Granja. En este caso por Alonso Gaete y Roberto Ibáñez, voluntarios de MOVILH, quienes también denunciaron infracción al Artículo 13. Su cotización fue realizada sólo 3 días después que la de Carreño y Zapata de IGUALES. El 30 de noviembre de 2016 se celebró la audiencia, y en ella las partes llegaron a un avenimiento, al ser aceptadas las disculpas de Mosquera por parte de los querellantes. Este acuerdo fue rechazado vehementemente en el tribunal por Rolando Jimenez.

Actualmente, www.imprentapublicamos.com ya no está vigente. “Aquí hay que aclarar que la discriminación está dada porque alguien frente a situaciones similares hace una distinción que no encuentra justificación. Las personas que ofrecen un servicio deben hacerlo con la mayor transparencia hacia los demás, para evitar la discriminación. Si el día de mañana hay una Ley de Matrimonio Homosexual, por último no puede ofrecer el servicio a nadie. Aquí él ofrecía partes de matrimonio a parejas heterosexuales, según la Ley vigente no hay otros matrimonios. Y los partes de Unión Civil nunca estuvieron contemplados en su catálogo, para ningún tipo de pareja”, explica la abogada Moreira.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion