Arnoldo Jakob, empresario de MD: “Tratar bien a la gente es altamente rentable”

Muchos jóvenes hoy día sueñan con dirigir una empresa y destacarse profesionalmente. Arnoldo Jakob no sólo consiguió eso: Por 5 años consecutivos el “Great Place to Work Institute” ha reconocido a Mestranza Diesel (MD) como una de las 35 mejores empresas para trabajar en Chile, debido al buen trato laboral que existe entre directivos y empleados.

Arnoldo Jakob es un hombre sencillo. En la conversación no saca a relucir los logros profesionales y empresariales que tiene en su trayectoria, aunque habla de ellos con propiedad. Le sorprende que alguien quiera visitar la empresa donde ha trabajado 40 años para encontrar algo novedoso. Pero las sorpresas aparecen desde la puerta de entrada, donde el conserje ha recibido a los visitantes la misma cantidad de años que el jefe. O en el casino, donde no hay diferencia entre “directivos” y “empleados”, y donde todos comen lo mismo. “A diferencia de otras empresas -dice- nosotros convivimos con la gente. Aquí cualquiera pasa a mi oficina, no pregunta ni pide hora, sólo avisa que viene a hablar con el jefe”.

Son el tipo de relaciones laborales que cada año pondera el Great Place to Work Institute para premiar a las empresas que, junto con una alta calidad de servicios, tienen políticas internas para cuidar su personal y la buena convivencia en el trabajo.

“En el ranking de este año, sobre nosotros prácticamente están multinacionales de capitales extranjeros, empresas muy poderosas. Y eso a nosotros, que somos una empresa chica, nos llena de orgullo”, explica.

No todos en Maestranza Diesel profesan la fe evangélica. Sin embargo, los principios cristianos están por todas partes. Por esta razón, los logros de Maestranza Diesel trascendieron el rubro industrial. Son el fruto de años procurando hacer las cosas bien y respetando a los trabajadores, por convicciones verdaderas.

– ¿Qué le motiva a para mantener estas prácticas en su empresa, y no quedarse sólo en el discurso?

Mis convicciones cristianas –explica enfático. Lo mínimo que puedo tratar de hacer es mantener la consecuencia. Es como si hablara muy bonito del matrimonio y con mi señora tuviera una relación machista. Lo mismo acá. No quiero decir que tenga resuelto el problema, esto es un equilibrio constante entre la supervivencia, ser viables en el mercado, y vivir los principios cristianos. Entonces, por ejemplo, para mi un acto de fuerza extremo es el despido. Uno trata de evitarlo a cualquier costo, pero llega un punto en que es inevitable. Ya es indigno decirle a alguien ‘no sirves para la pega, no te ocupamos más’. ¡Por lo menos que el despido sea en el máximo respeto y dignidad posible!

RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESA: EL MODELO QUE SE VIENE.

Recuerda a su padre, quien tenía un particular sello en el trato hacia los trabajadores. La administración moderna llamaría a esta forma de hacer negocios: Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

Alemania y otros países europeos están muy avanzados en este cambio de paradigma empresarial. Tanto es así que se han escrito libros con buena base empírica para respaldarlo. Uno de ellos del gran asesor de empresas, David Fischmann “La felicidad en las empresas altamente rentables”. En una investigación realizada por este autor, se estableció que “un salario justo” es apenas la 4ta razón por la que alguien se queda trabajando en un lugar. Mucho más importante para la permanencia serían factores como “un trabajo estimulante y desafiante” o “tengo oportunidades de crecimiento y desarrollo”, “trabajo con gente excelente”.

Hablar de estas cosas dejó de ser el discurso de un “jovencito idealista recién titulado”. El paradigma se está validando ampliamente. “Ya no es algo solamente valórico o por convicción, como lo hacemos nosotros desde la administración de mi papá, quien era cristiano también. Las empresas se están dando cuenta de que tratar bien a la gente, respetarla es altamente rentable. Alguien feliz trabaja muy diferente al garrote y la zanahoria. Ese paradigma ya pasó a la historia, aunque lamentablemente está entrando muy de a poco”, concluye Jakob.

– ¿Cómo definiría el éxito?.

Bueno mi sueño quijotesco, mi estrella para alcanzar, es ser un modelo de gestión de empresas para otros. Que digan ‘me gustaría hacerlo igual’. Pero no por figurar. De hecho nosotros hasta hace pocos años atrás teníamos un perfil bajísimo, porque yo pensaba que era soberbia mostrar los logros positivos ante los demás, pero ahora lo veo como testimonio. Tratamos de dar a conocer lo que estamos haciendo. Nos da gusto cuando viene alguien y nos pregunta: ‘¿Cómo lo están haciendo ustedes’. Mi ‘éxito’ (aunque es un concepto medio peligroso) sería poder modelar a otras empresas, decirles: ‘Mira, así se puede ser sustentable y con buenas relaciones’. Que es todavía la gran duda, porque hay mucha explotación, para qué estamos con cosas”.

– ¿Cómo afecta este cambio de mentalidad el mercado laborar y la contratación?.

Las mineras se llevan los mejores talentos de todas partes. Buscan a las personas que hacen bien su trabajo: un buen portero, una buena secretaria, un buen contador, esos son talentos. Y en estos momentos el talento está muy escaso. Y la mejor forma de retenerlos es, según Fischman, un buen ambiente laboral. Una persona talentosa que tiene una buena relación con nosotros se va a ir con mayor dificultad que otro que se va por un 10% más de sueldo. Valora las oportunidades, la capacidad que tiene de conversar y dialogar, ser escuchado, que tiene amigos. Eso según estadísticas chilenas.

– Después de 30 años en el liderazgo de esta empresa, ¿qué secreto le regalaría a alguien que sueña con lograr alguna de las metas que usted alcanzó?

Más que secreto, no hay fórmulas mágicas ni nada. Es simplemente seguir los pasos del Maestro, sus enseñanzas en el Sermón del Monte. Ese es nuestro desafío cada día. Pecaría de soberbio si dijera que lo he logrado, pero es nuestra meta.

– ¿Lo mismo es válido incluso para alguien que podría no ser creyente?

Absolutamente. Esos principios están vigentes, no lo estaban hace 50 años, pero hoy sí. En el mundo entero se está hablando del respeto a los trabajadores como modelo de rentabilidad empresarial.

1 Trackback / Pingback

  1. Empresario evangélico recibió reconocimiento del Ministerio del Trabajo – Cosmovisión

Dejar una contestacion